La adolescencia llego a casa

Photo by Nikolay Draganov on Pexels.com

Cuando menos lo esperemos nos damos cuenta que ya tenemos a un adolescente en casa. Notamos que ese pequeño que me escuchaba, que me pedía que jugara con él y que le gustaba acompañarme a cualquier lado, ya no quiere estar conmigo, le gusta encerrarse en su cuarto y cuando le hablo no me hace caso…. como papá me entra la duda si mi pequeño ya no me quiere.

La adolescencia es una etapa de cambios físicos y emocionales importantes, donde el niño se está convirtiendo en adulto y para lograr esta transformación necesita descubrir quien es, y para poder saber quien es debe pasar por un proceso de individualización. Como padres vemos este proceso como un acto de rebeldía, pero en realidad es un camino hacia la independencia, habría que preocuparse si el adolescente no se rebela de sus padres. El está empezando a cuestionar los valores, los límites, las creencias familiares con el fin de poder encontrar su propio camino.

Un error muy común que cometemos los padres es tomarnos toda la conducta de nuestro hijo de manera personal. En realidad sus prioridades han cambiado, él/ella está pensando en que se va a poner para la fiesta, si tiene dinero para salir con los amigos, si su celular tiene suficiente pila para no perder ningún detalle de su vida social, y normalmente no piensa en que pensamos sus papás, o como nos sentimos cuando hace estas cosas.

Aquí unos consejos de disciplina positiva para apoyar a nuestros hijos en esta etapa y lograr establecer una buena relación con ellos:

  • No tomes la conducta de tus hijos como algo personal
  • Se firme y cordial al mismo tiempo (la libertad lleva responsabilidad)
  • Toma los errores como oportunidades para aprender
  • Entra al mundo de su hijo adolescente (recuerda cuando eras adolescente, que sentías, que pensabas, que hacías)
  • Respeta la privacidad de su hijo (hay que confiar en ellos, las bases y los valores ya los tienen pero es importante que descubran y se vuelvan independientes de nosotros)
  • Habla CON el adolescente, no hables POR el adolescente.
  • Muestrale amor incondicional

Somos padres aprendiendo a ser padres